Inicio  /  Artículos Regionales  /  En camino a un Etiquetado...
Compartir
24/04/2017
En camino a un Etiquetado Limpio y Claro en LATAM



Etiquetado Limpio


Es ampliamente reconocido que el movimiento de etiqueta limpia ha tomado suficiente importancia  este último tiempo para ser considerado como una "regla general" en vez de tan sólo una tendencia. A medida que el año 2017 avanza, la etiqueta limpia está madurando en un concepto cada vez más robusto, donde las empresas no sólo están atentos a él, sino que de manera innovadora buscan la forma avanzar en un concepto más integral y de uso real para los consumidores 


El etiquetado limpio no sólo se trata de reducir ciertos ingredientes como el azúcar, la grasa y la sal (aunque esto sigue siendo importante), se trata también de incluir otras preocupaciones como :  Medio ambiente, de la responsabilidad con el origen del producto, la fuerza laboral, la metodología y sustentabilidad de presentar información limpia y clara a los consumidores.


Todavía no hay una definición oficial de lo que es un producto de etiqueta limpia y parece que la industria está elaborando sus propias definiciones. Hasta ahora los términos que se han incluido van desde ingredientes libres de conservantes, colorantes artificiales, irradiación, pesticidas sintéticos, fungicidas, fumigantes, medicamentos (hormonas), hasta la importancia de un proceso de elaboración, packaging y logística, libre de focos que puedan causar la disminución del valor nutricional del producto final. Esto principalmente debido a que cada día aumenta la cantidad de personas que quieren aprender acerca de los alimentos y bebidas que se consumen, no sólo cómo contribuyentes o adeptos a un estilo de vida saludable, sino también como consumidores responsables que desean saber cómo se elaboran los alimentos que ingieren, junto con los compromisos ambientales y sociales que se han asumido con las comunidades o trabajadores.


Innova Market Insights propuso "Clean Supreme" como la tendencia más importante a tener en cuenta en 2017. Lu Ann Williams, directora de innovación de Innova Market Insights, dice: "Ya no es una tendencia, son las nuevas reglas del juego".


La legislación gubernamental, la presión sobre los fabricantes para reformular sus productos y la vigilancia cada vez más aguda sobre la industria alimentaria, son factores que impulsan la necesidad de llevar el concepto de etiqueta limpia y clara a un nuevo nivel.


La etiqueta limpia es lo primero que se relaciona e identifica con la salud 


Los productos con etiquetas limpias, tal como lo ha reportado Euromonitor, son los primeros en ser reconocidas según distintas marcas de alimentos y bebidas, que asocian los beneficios de este concepto al valor añadido del producto debido al éxito y la atracción que logran en sus consumidores. Desde la perspectiva del consumidor, los claims de etiqueta limpia son bastante fáciles de entender, al menos conceptualmente, estos parecen ser personales y relevantes para la salud y el bienestar de los consumidores. En Estados Unidos y la Unión Europea, en particular, las etiquetas limpias envían un mensaje mucho más poderoso, el cual es capaz de influir, incluso en la decisión de compra. 


Los consumidores conscientes de la salud y los “Millennials” a menudo tienen un mayor interés en los alimentos y los ingredientes que perciben con etiqueta limpia. Este interés aumenta a medida que se convierten en padres, al igual que su deseo por consumir alimentos mínimamente procesados percibidos como naturales, debido a su relación conceptual con la salud, la  responsabilidad medio ambiental y una mejora en los atributos sensoriales. Los consumidores están mostrando su deseo de adquirir productos de etiqueta limpia, dispuestos inclusive a pagar más por productos naturales, limpios y simples. 


Diferencias Regionales


Es interesante reflexionar cómo la categoría de etiquetas limpias se expandirá en los próximos años y particularmente, ¿qué pasará en América latina? ¿Cómo se fortalecerá la industria con estos lazos de confianza entre producto, etiqueta y consumidor?- Existe un esfuerzo real por ganar más confianza del consumidor, muchas compañías importantes de alimentos y bebidas en América latina se han comprometido a eliminar los ingredientes artificiales y se están volviendo más transparentes al publicar su lista de ingredientes prohibidos. Otros por su parte, han incorporado prácticas de abastecimiento sustentable, manejo ético de los animales y la ausencia de ingredientes nocivos dentro de la estrategia y promesa de marca. 


América Latina


El escenario en América latina y a pesar de tener grandes diferencias con el público norteamericano, europeo y asiático, no ha sido una barrera para que los consumidores sean partícipes de la tendencia del Etiquetado Limpio. Sin embargo, y a pesar de que es un tema pendiente de carácter mundial, aun no existe una guía o legislación formal que ayude a los productores de alimentos en el proceso de desarrollo de nuevos productos con la etiqueta limpia, por lo tanto, la industria ha estado trabajando bajo un marco legal inexistente. Ejemplo de ello, han sido los lanzamientos que han buscado entregar soluciones mucho más limpias a sus consumidores, pudiendo resaltar producto con aceites extraídos sin solventes químicos, el reemplazo de colorantes y saborizantes artificiales por naturales, el uso de extracto de levadura como alternativa al glutamato mono sódico, aceites naturales vegetales de mayor saturación en vez de los aceites parcialmente hidrogenados, la simplificación de la lista de ingredientes (haciéndolos mucho más reconocibles y familiares), evitar el uso de alérgenos, apoyar al consumidor indicando en la lista de ingredientes el origen de los mismos y por último, aumentar el número de productos con declaración de “puro”, “simple”, “natural, “bajo en”, junto a otros ejemplos los cuales han demostrado la real intención y compromiso de la industria hacia un público mucho más consciente de lo que consume. 


Normativa


La industria de alimentos se enfrenta al doble reto de satisfacer tanto al consumidor nacional como a cumplir con los requisitos y legislaciones de diferentes países en lo relacionado con el uso y aplicación de ingredientes y aditivos naturales en alimentos para poder competir con ventaja en el mercado internacional. En América Latina, el desarrollo de alimentos con etiquetas limpias es una tendencia incipiente, dado que sólo algunas empresas tienen productos procesados simples o puros y que limiten el uso de ingredientes artificiales. En Chile  a través del Minsal y el Reglamento Sanitario de los Alimentos (RSA), Perú con el Reglamento sobre Vigilancia y Control Sanitario de Alimentos, Ecuador con la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria, Bolivia con el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (SENASAG), Argentina con el Código Sanitario y el  ANMAT, Brasil con la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), Colombia con Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), México con el Reglamento de Control Sanitario de Producto y Servicio, entre otros países de América latina  y sus respectivos institutos de normalización, constituyen el marco regulatorio actual que exige a las empresas cumplir con las condiciones sanitarias a ceñirse en la producción, importación, elaboración, envasado, almacenamiento, distribución y venta de alimentos para uso humano. El objetivo de todos los países ha sido proteger la salud y nutrición de la población, garantizando alimentos sanos e inocuos. Sin embargo, los sistemas legales, que se aplican en la mayoría de los países de América Latina tienen significativas diferencias en sus leyes alimentarias a pesar de los esfuerzos realizados para armonizarlas. La mayoría de las disposiciones relacionadas con la higiene en la producción, procesamiento y manipulación de alimentos se encuentran comprendidas en los códigos sanitarios que tratan la mayoría de los aspectos de la salud humana y animal, y dependen del ministerio de salud de cada país. El Programa Conjunto FAO/OMS de Normas Alimentarias crearon la reconocida Comisión del Codex Alimentarius. Esta Comisión ha asumido, en la actualidad, el liderazgo en el establecimiento de normas alimentarias en todo el mundo y particularmente América Latina es el referente predilecto para actualizar y modificar la normativa vigente cuando cada país así lo sienta necesario. En ese sentido, las distintas comisiones del Codex Alimentarius mantienen en constante revisión sus normas y, producto de ello, las autoridades de cada país van sometiendo a sus reglamentos o códigos sanitarios a revisión y consulta pública para la modificación (como ejemplo) en temas relacionados con la actualización de los aditivos permitidos, he aquí la sensibilidad de no prestar atención a las tendencias y la innovación en el sector alimenticio, el cambio en la oferta y disponibilidad de colorantes, antioxidantes, preservantes, saborizantes, obliga a que la industria se mantenga informada y busque alternativas a los ingredientes tradicionales, para ello la etiqueta limpia ha servido como vía para acercar la oferta de ingredientes de fuentes naturales (extractos vegetales) a las empresas y aumentar así su demanda, o viéndolo desde otra perspectiva, esto ha generado que la industria de alimentos dedique muchos más esfuerzos a la investigación y desarrollo de ingredientes y aditivos naturales, porque en definitiva, el objetivo  que persigue  esta tendencia es que la rotulación de los alimentos sea amigable y de fácil comprensión, de modo que las personas puedan acercarse a la nutrición como concepto y esto supone necesariamente un desafío tecnológico para la industria latinoamericana, puesto que tendrán que estar dispuesta a cambiar la receta de varios alimentos junto con explorar las nuevas alternativas que el mercado está ofreciendo.


Observaciones 


- La etiqueta limpia está  llegado más allá de solo ser una tendencia a ser un aliado tanto para el consumidor como para aquellas industrias que desean reforzar el uso de ingredientes más saludables.


- Los consumidores exigen listas de ingredientes más cortas y claras donde, los procesadores/elaboradores respondan, otorgando cada vez más importancia a la naturalidad y al origen de sus ingredientes.


- Con la creciente preocupación por la falta de una Legislación para el concepto  de “Etiqueta limpia”, hay una necesidad de mayor claridad y especificidad, con los minoristas, la industria y los reguladores de todos los que impulsan la demanda de una mayor transparencia en el etiquetado de alimentos.


- Posicionar productos bajo este concepto de Etiqueta Limpia implica un trabajo adicional, pero no imposible. Utilizar conceptos como “simple” “puro” o “real” entre otras declaraciones que agreguen valor y acerquen el alimento a lo que está necesitando el consumidor producirá resultados exitosos.


- Se considera a la Etiqueta Limpia como una oportunidad para América Latina, donde los proveedores de ingredientes, y los profesionales de la Industria a través de sus equipos de investigación y desarrollo continúen con los esfuerzos para ofrecer ingredientes innovadores que permitan a los elaboradores utilizar declaraciones limpias resultado en lanzamientos de productos exitosos.


BIBLIOGRAFÍA


- Cleaning up product labels: It’s time to level up. January 2017. Expert Insights. Innova Market Insights.


- Clean Label Revolution: The ingredients Industry Responds. Euromonitor International.


 

Déjenos su comentario

Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
COMPLETE
COMPLETE
Gracias. Su comentario aparecerá a la brevedad.
Últimos comentarios